Bolsas de plástico

bolsas de plastico


Maquina de imprenta de bolsas de plastico

Las mejores bolsas de plástico personalizadas

Extrusión

Es el primer paso para hacer una bolsa de plástico. Aquí, se usa una máquina para calentar el plástico de polietileno hasta unos 260º C, lo que hará que se derrita la materia prima (grazna), al mismo tiempo que se empuja el plástico hacia la máquina con un molde que determinará el tamaño y la forma de la misma. Tras esto, se saca el film de plástico, empujado por el aire, que hace que se forme un globo, a la vez que se enfría.

Impresión

En este punto, las bolsas llegan a una máquina específica con rodillos y tinteros. Es aquí cuando, en las bolsas, se imprimirán las letras, logos, dibujos o diseños que se quiera. Además, a la hora de salir la bolsa de la máquina, la tinta ya estará seca.

Corte

Parece un apartado banal, pero ni mucho más lejos de la realidad.

En este apartado, las bolsas se introducen en una cortadora, ajustada con unos parámetros específicos. Esto hará que la bolsa sea cortada a una gran temperatura, lo que a su vez provocará que se junten los lados opuestos cortados, haciendo así una unión mediante calor de gran resistencia.

Usos

Terminado ya el proceso de creación, ya solo queda pensar qué múltiples usos se les puede dar a este objeto.

Está claro que lo primero que viene a la mente es ir de compras, ya sea a un supermercado o de tiendas, pero las bolsas se pueden usar también en las industrias del automovilismo, telefonía, electrodomésticos, televisiones... Es un objeto muy cotizado y muy necesitado en el día a día.

Contenido con formato: Las bolsas de plástico son un objeto muy usado en la vida cotidiana.

De hecho, se hacen al año en torno a un trillón de bolsas de plástico, gracias a su facilidad de proceso y a lo barato que resulta.

Contacta con nosotros para solicitar más información.

Ejemplo de bolsas de plástico de colores

Solicita más información